top of page

Danny and the Magic Stage



Érase una vez, en una escuela alegre y luminosa, había un niño llamado Danny. Danny tenía un secreto: ¡le encantaba bailar y cantar! Todos los días, después de la escuela, daba vueltas y tarareaba en su habitación, imaginándose que era un artista famoso. Pero había una cosa que asustaba mucho a Danny: actuar delante de otros.


Un día soleado, la maestra de Danny, la Sra. Lee, anunció: "¡Niños, vamos a tener una obra de teatro escolar! ¡Será una gran aventura para todos!". Todos los niños estaban emocionados, todos excepto Danny. Le susurró a su mejor amiga, Lily: "Me encanta actuar, pero tengo demasiado miedo para hacerlo en un gran escenario con todos mirando".

Lily sonrió y dijo: "¡Danny, eres increíble cuando bailas y cantas! ¿Por qué no lo intentas?".


Danny negó con la cabeza: "¿Qué pasa si todos se ríen de mí?"


Esa noche, mientras Danny yacía en la cama, tuvo un sueño. En su sueño, se encontró parado en un escenario mágico. El escenario brillaba con luces como diminutas estrellas. Un viejo búho sabio, con un sombrero de copa brillante, saltó al escenario. "¡Bienvenido al escenario mágico, Danny!" ululó el búho. "Aquí puedes ser lo que quieras ser, sin miedo".


Danny miró a su alrededor y vio que el público estaba lleno de animales amigables: leones sonrientes, osos que aplaudían e incluso una jirafa con pajarita. Todos lo animaban.

El búho dijo: "En este escenario, todos te apoyan. Recuerda, la magia está en creer en ti mismo".


Con una respiración profunda, Danny comenzó a bailar y cantar. Mientras se movía, sintió que todos sus miedos se desvanecían. Los animales aplaudieron y vitorearon. Danny sintió una felicidad que nunca antes había conocido.

Cuando Danny despertó, se sintió diferente. Recordó las palabras del búho: "La magia está en creer en uno mismo". Ese día le dijo a la señora Lee: "¡Quiero estar en la obra de la escuela!".

Comenzaron los ensayos y Danny practicaba todos los días. A veces se sentía nervioso, pero cerraba los ojos y recordaba el Escenario Mágico en su sueño. Se imaginó a los amigables animales animándolo y eso le dio coraje.


Finalmente llegó la noche de la obra escolar. Danny estaba detrás del escenario, con el corazón acelerado. Se asomó a la audiencia y vio a sus padres, Lily y todos sus compañeros de clase. Recordó el consejo del búho y creyó en sí mismo.

Danny subió al escenario. Las luces eran brillantes y podía sentir los ojos de todos sobre él. Pero en lugar de asustarse, Danny se sintió emocionado. Bailó y cantó con todo su corazón. El público aplaudió y vitoreó, como los animales de su sueño.

Después de la obra, todos se acercaron a Danny. "¡Estuviste increíble!" ellos dijeron. Danny sonrió, sintiéndose orgulloso y feliz. Se dio cuenta de que la verdadera magia no estaba en el sueño; estuvo dentro de él todo el tiempo.


A partir de ese día, Danny nunca tuvo miedo de actuar. Sabía que con un poco de coraje y confianza en sí mismo podría brillar como una estrella en cualquier escenario.

Y así, Danny bailó y cantó, felices para siempre.


El fin.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page